MIS 5 AÑOS: ¡YA VOY A LA ESCUELA Y HAGO AMISTADES!

Upa Portada
Que puedo hacer

¿Qué puedo hacer a esta edad?

Necesito mucha atención, contacto físico y afecto. Soy muy sensible y me doy cuenta si los adultos aprueban lo que hago o no. Es importante que me aceptes como soy. Me identifico con mi mamá si soy nena o con papá si soy varón.

Empiezo a jugar con otros niños y niñas. Me gusta tener amigos, amigas o primitos para jugar y conversar. Muchas veces formamos una “pandilla”. Comienzo a comprender y aceptar las reglas de los juegos. Me agrada dramatizar acontecimientos familiares y personajes televisivos.

Siento curiosidad y pregunto por todo lo que ocurre a mi alrededor. Me atrae conocer la utilidad y el origen de las cosas. Estoy descubriendo la diferencia entre realidad y fantasía. Digo todo lo que quiero y pienso. Me gustan los cuentos. Me interesa aprender a leer y practico escribir.

Digo todo lo que quiero y pienso. Me gustan los cuentos. Me interesa aprender a leer y practico escribir.

Me paro en un pie y salto sin apoyo. Puedo atar cordones, rodear obstáculos, caminar, detenerme y volver a caminar o correr al instante. Manejo cada vez mejor los movimientos de mi mano, lo que me permite recortar figuras, pegar, hacer dibujos más reconocibles.

Que pueden hacer

¿Qué pueden hacer para acompañarme?

A los cinco años cumplidos, debo ir al preescolar, es obligatorio. Me ayudará a desarrollarme y conocer nuevas amistades.

Cuando quiero una cosa que no sea conveniente, no me castigues, ni me grites. Esto causa temor e inseguridad. Explicame por qué no puedo hacer lo que deseo.

Reiterame, las veces que sea necesario, que me lave las manos antes de comer, que mastique con la boca cerrada.

Seguí insistiendo en los hábitos higiénicos. Demostrá alegría cuando veas mi limpieza y hermosura después del baño, mi pelo esté peinado, mis uñas cortas, mi ropa y zapatos limpios. Hacé que me cepille los dientes después de las comidas, y explicame por qué. De vez en cuando, examiná mi boca.

Siento mucha curiosidad, por eso tenés que aumentar los cuidados para evitar accidentes: enseñame que no debo jugar con objetos peligrosos tales como cuchillos, fósforos y bolsas de plástico; a prestar atención al cruzar la calle y a hacerlo siempre de la mano, con una persona adulta.

Cuando me contás cuentos, no es necesario leer siempre los textos; a veces, es más entretenido comentar los cuentos haciendo un diálogo conmigo. Enseñame a cantar y a repetir canciones, rimas y cuentitos en forma de juego.

Jugá conmigo a aprender una palabra nueva cada día, motivándome a usarla en una frase, verso o canción: esto sirve para estimular mi lenguaje.

Dame diferentes objetos, herramientas e instrumentos para que explore y manipule. Dame ideas sobre qué puedo armar y estimulá mi creatividad. Dejame elegir entre las opciones que me presentes: instrumentos o herramientas (como pincel, tijera u otros).

No te preocupes si uso mi mano izquierda o ambas manos para escribir o usar utensilios. Es normal usar la mano izquierda (ser zurdo).

Enseñame sobre los animales, las frutas, alimentos y árboles. Pedime que los seleccione por su forma, tamaño y color. Apoyá al centro educativo al que voy con las actividades que te proponen mis profes, que podemos realizar en la casa.

Llevame al médico y al dentista regularmente. No me des medicamentos sin indicación médica.

Recordá que una niña o un niño sano es feliz.

Si querés saber más sobre esta etapa, te invitamos a leer la versión completa de la guía “¡Upa!” haciendo clic aquí

Si te gustó esta información, compartila en tus redes: