MI PRIMER AÑO DE VIDA

EL BEBÉ DE 18 A 23 MESES

Que puedo hacer

¿Qué puedo hacer a esta edad?

Comparto los hábitos de mi grupo familiar (vestirme, comer, dormir, aseo, juego) y necesito cada vez menos estar cerca de mi mamá u otro adulto significativo para sentirme seguro. Estoy cada vez más independiente: tomo líquidos de una taza, ya reconozco algunos útiles de higiene personal.

Presto atención a cuentos cortos, también puedo comprender instrucciones sencillas y breves. Me intereso por las imágenes: me identifico en fotografías y puedo indicar (con palabras o con un gesto) para qué sirven algunos objetos. Sigo dos o tres órdenes simples (“pasame”, “dame”); respondo al sí y al no. Al final de esta edad, ya tengo un amplio vocabulario de gestos que uso para hacerme entender y conseguir lo que quiero.

Como me movilizo mejor, me gusta participar de juegos usando mi cuerpo, incluso ya puedo ponerme de pie y dar pasos sin apoyo. Corro solo, aunque a veces puedo caerme. Abro libros grandes, álbumes u otros materiales con hojas duras, gruesas, de gran tamaño.

Empiezo a avisar cuando quiero orinar o hacer cacá. Pueden practicar conmigo el dejar los pañales y usar la bacín.

Reconozco y señalo partes de mi cuerpo y puedo jugar incorporando las diversas partes. Ya manejo mejor el movimiento de mis manos: tapo y destapo cajas y frascos de diferentes tamaños y formas, puedo construir torres de dos o tres objetos (cubos, piedras, otros). Coloco aros para formar una pirámide. También uso el dedo índice para señalar o tocar. Formo una pinza con el dedo pulgar y el índice cuando voy a agarrar juguetes u objetos chicos.

Que pueden hacer

¿Qué pueden hacer para acompañarme?

Enseñame a que te mire cuando me hablás.

Buscá que pida con palabras simples lo que necesito (“agua” cuando tengo sed; cuando tengo hambre, “leche”). Cuando juego, no olvides mencionarme los conceptos que comienzo a aprender (adentro, afuera, arriba, abajo, grandes y pequeños).

Ayudame a armar torres, bloques, trenes con juguetes o elementos (piedras, cajas), incluso haciendo castillos (puede ser en la arena también). Dame la oportunidad de agarrar, derramar, sacar, exprimir (haciendo jugos o ensaladas, con arena y agua, etc.).

Brindame afecto y enseñame a que pueda estar con otros. Pero cuando haga un berrinche, mantené la calma. Esperá que esté tranquilo para prestarme atención y darme una explicación.

Puedo iniciar el proceso para dejar los pañales y usar bombachas o anatómicos de algodón. Enseñame a avisar cuando deseo orinar o hacer cacá. Sentame por tiempos cortos en el bacín.

Si querés saber más sobre esta etapa, te invitamos a leer la versión completa de la guía “¡Upa!” haciendo clic aquí

Si te gustó esta información, compartila en tus redes: